Dominicanos en New York: Una Comunidad en Crisis

Posted by: Mirabal Sisters in Untagged  on Print PDF

Con el objetivo de que nuestra comunidad pueda entender situación por cual atravesamos los dominicanos residentes en New York, estaré publicando una serie de artículos con los diagnósticos, causas y consecuencias del desempeño de los dominicanos en New York. Una comunidad gravemente afectada por una crisis en los pequeños negocios, la vivienda, la educación, las organizaciones comunitarias, los empleos, y lo peor de todo, una crisis profunda en el liderazgo político.

El orgullo para los dominicanos residentes en Nueva York es decir que encabezamos la lista de los dueños de la pequeñas empresas de la ciudad. Pero hay un dicho que dice que la alegría del pobre dura poco. Vemos con preocupación, como en los últimos años, han estado cerrando los negocios en números récords*. Hablamos de bodegas, multiservice, salones de belleza y barberías, restaurantes, licorerías, lavanderías, oficinas médicas, etc.

Estudios realizados reflejan que, en general, aproximadamente entre 900-1200 pequeños negocios cierran cada mes en la Ciudad de New, por lo que se pierden entre 7,200-9,000 puestos de trabajo**. De estos números, los dominicanos cargamos con la mayor parte.

Consecuentemente se pierden los empleos, agravando la situación actual, pues ya alcanzamos el 17% en nuestro barrio de Washington Heights (siendo el segundo mas alto en la ciudad). Esta situación, no solo afecta a los dominicanos residente en New York, si no también de manera indirecta la economía dominicana, debido a la reducción de los envíos de remesas y de productos para el consumo diario, a los familiares.

¿Quién o quienes están destruyendo el sueño a los dominicanos en New York?

1. La voracidad y codicia de los caseros inescrupulosos (dueños de la vivienda) que explotan a nuestros sacrificada gente de negocio. Estos especulan con los alquileres de manera indiscriminada que van desde un 200 hasta un 300 % al momento de renovar el contracto de alquiler. Una manera mas fácil de llevar un negocio a la quiebra. Es notable al caminar por las calles del alto Manhattan los cientos de negocios que han cerrando sus puertas.

2. La extorsión o robo por parte de los caseros. Estos piden dinero efectivo (cash) por ” debajo de la mesa, que muchas veces pasan de los $50 mil dólares, para renovar un contrato de alquiler (el 80% de los bodegueros dicen que han sido extorsionados por los caseros).

3. Los altos impuestos y las multas abusivas de miles de dólares dadas por los inspectores de la ciudad, prácticamente sin causa justificada. Agregando también los altos impuestos a la propiedad transferido por el propietario del edificio a los comerciantes.

4. No podemos dejar de mencionar la traición , por parte de nuestros funcionarios electos que, al aceptar “dinero manchado ” de los caseros para financiar sus campañas políticas, están obligados a permanecer en silencio, dándole la espalda a los pequeños empresarios dominicanos. Datos de financiamiento pueden comprobarse en la Junta de Finanza de Campañas de la Ciudad de New York.***

5. No existe una ley que proteja los pequeños empresarios, estos están completamente desamparados,. Al momento de firmar una renovación de contracto de alquiler, el único que pone las condiciones es el casero, sin importar la cantidad años en existencia del negocio.

6. Las grandes corporaciones que han sido permitidas instalarse en el barrio. Los oficiales electos aprueban y promueven estas instalaciones, las cuales en corto plazo ahogan los pequeños negocios.

7. Desde el 2008 sigue pendiente de ser aprobada en el Concejo Municipal, la ley de Salvación de los Trabajos y Los Pequeños Negocios y no pasa debido a que los oficiales electos tienen compromisos con los caseros.
Se esfuman los sueños, las familias caen en crisis, mientras los políticos locales siguen resolviendo sus problemas a costa del sufrimiento, no solo de los dominicanos residentes en New York, si no también en el país. Para ellos, lo único que importa es su agenda privada y ambición personal.

Sólo hay una manera en que los dominicanos podríamos salvar las pequeñas empresas, los puestos de trabajos y restaurar de nuevo nuestros sueños: ¡Dejar de elegir a los Candidatos de los caseros! , echarlos de sus oficinas y empezar a elegir a los “candidatos pro-inquilinos.”

*Datos suministrados por U.S.A. Latin Chamber of Commerce New York City Hispanic Small Business Survey

** New York City L & T Court ALL COUNTIES

*** Campaign financial Board: http://www.nyccfb.info/

This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it